Hablemos un poco sobre la Constituyente

_______________________________________________

Cira de Pelekais

Aun cuando son innumerables las opiniones emitidas, tanto de forma oral como escrita, sobre la legalidad de convocar una constituyente por parte del Ciudadano Presidente de la República, considero importante esbozar algunas ideas y argumentaciones que a la luz del basamento legal del país, nos permite visualizar la pertinencia o no de este procedimiento.

Al efecto, si revisamos la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, es posible leer en sus artículos 347 y 348, cómo y quiénes están legitimados para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), en este sentido, el artículo 347 expresa:

Artículo 347. “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar al Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución”. (Subrayado nuestro)

 

Por su parte, el Artículo 348 establece: “La iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrá hacerla el Presidente o Presidenta de la República en

Consejo de Ministros; la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de la dos terceras partes de sus integrantes; los Consejos Municipales en cabildos, mediante el voto de las dos terceras partes de los mismos; y el quince por ciento de los electores inscritos y electoras en el Registro Civil y Electoral”. (Subrayado nuestro).

 

Por otro lado, si revisamos un poco los antecedentes, podemos evidenciar que en Venezuela, no es la primera vez que se utiliza esta figura. En 1999, fue convocada una Constituyente, previo a la puesta en práctica de un referéndum consultivo, en abril del mismo año, suscitado por el expresidente de la República Hugo Chávez, quien a través de un decreto ejecutivo y después de la aprobación de la entonces Corte Suprema de Justicia (hoy Tribunal Supremo de Justicia),  además de la revisión del Consejo Nacional Electoral, procedió a realizar dos preguntas a los electores, básicamente referidas a la sustitución o No de la Constitución vigente para la fecha, por una nueva, así como, la aprobación de las bases del funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente.

 

También en 1946 fue convocada una Constituyente. De acuerdo a lo señalado en las publicaciones revisadas, se hizo el 17 de diciembre de 1946 y el mismo día, fueron designados para presidirla: Andrés Eloy Blanco; Jesús González Cabrera y Augusto Malavé Villalba. De igual forma, el 18 de diciembre, el organismo ratificó por decreto, a la mencionada Junta de Gobierno, acordando el día 24 declarar su objetivo principal: dictar una nueva Constitución y en un estatuto electoral para elegir a los representantes de los poderes públicos. Esta Asamblea Nacional Constituyente cesó oficialmente en sus funciones el 22 de octubre de 1947, no obstante, de conformidad con la primera disposición transitoria de la Constitución puesta en vigencia ese año, continuó en ejercicio por intermedio de una Comisión Permanente designada del seno de la Asamblea.

 

Debe realizarse un referéndum consultivo?

El Capítulo III de la Constitución vigente, no establece como requisito para convocar la Asamblea Nacional Constituyente, la realización de un referéndum consultivo. Sin embargo, tomando en consideración la situación, económica, política y social del país, al igual que la segmentación de opiniones producto del descontento manifiesto por un sector de la población, de persistir la idea de realizarlo, sería recomendable hacerlo, sustentando esta posición en lo establecido en los artículos 71 y 74 que señalan:

 

Artículo 71: Las materias de especial trascendencia nacional podrán ser sometidas a referendo consultivo por iniciativa del Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros; por acuerdo de la Asamblea Nacional, aprobado por el voto de la mayoría de sus integrantes; o a solicitud de un número no menor del diez por ciento de los electores y electoras inscritos en el Registro Civil y Electoral… (Subrayado nuestro).

 

Artículo 74: Serán sometidas a referendo, para ser abrogadas total o parcialmente, las leyes cuya abrogación fuere solicitada por iniciativa de un número no menor del diez por ciento de los electores y electoras inscritos e inscritas en el Registro Civil y Electoral o por el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros. También podrán ser sometidos a referendo abrogatorio los decretos con fuerza de ley que dicte el Presidente o Presidenta de la República en uso de la atribución prescrita en el numeral 8 del artículo 236 de esta Constitución, cuando fuere solicitado por un número no menor del cinco por ciento de los electores y electoras inscritos e inscritas en el Registro Civil y Electoral… (Subrayado nuestro).

 

En conclusión, aun cuando  el Ciudadano Presidente de la República si puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente sin realizar un referéndum consultivo. Considero que no fue asertivo al tomar decisión,  este es el momento menos indicado para hacerlo. La mejor estrategia era propiciar una negociación en la cual las dos partes cedieran alguna prerrogativa a favor de alcanzar el bienestar del país y evitar los derramamientos de sangre. Son muchas las vidas que se han perdido sin vislumbrarse una salida a esta pugna de opiniones. Hoy por hoy, el país requiere la propulsión de su motor productivo para superar los índices de pobreza extrema, inseguridad, deterioro de la salud y educación. Es necesario revertir la descomposición social que nos arropa a todos, independientemente de quienes somos, donde vivimos o trabajemos.

Venezuela nos necesita a Todos…………….