El CNE y la Constituyente

_________________________

Dr. René Aguirre
aguirre.rene@gmail.com

 

En reiteradas oportunidades hemos podido leer en los diferentes medios de comunicación que circulan en el país: “Esto no es serio, el país no merece que un proceso se atropelle. El Consejo Nacional Electoral está en la obligación de garantizar los principios constitucionales, y que los procesos se realicen de acuerdo a los principios”. Esta afirmación expresada por un Rector del CNE, independientemente de la posición política que asuma, merece ser analizada, por la investidura que representa. Y es que todos hemos podido observar, la celeridad que el mencionado organismo le ha imprimido a este procedimiento en especial.

¿Qué motiva al cuerpo de rectores del CNE, a ejecutar lo solicitado por el Ciudadano Presidente de la República, con tanto apresuramiento?.

Veamos, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), ofreció declaraciones junto al presidente Nicolás Maduro resaltando “lo que se inicia hoy, un nuevo proceso Constituyente, consolidará la República y llevará al país a la paz que todos y todas merecemos”. Aquí nos preguntamos: ¿Cómo puede traer paz, es que acaso estamos en una guerra?.

Adicionalmente, partiendo del punto esbozado y justificado de manera amplia por la referida rectora, podemos evidenciar que desde el día 3 de mayo, fecha de estas declaraciones, se han incrementado las manifestaciones pacíficas por parte de la oposición, han sido numerosas las represiones por parte del gobierno, además han aumentado las actuaciones de grupos violentos o colectivos que viven amedrentando a quienes protestan.

Lo que deja en evidencia, sin lugar a dudas, que la decisión de instituir una constituyente por parte del Ciudadano Presidente, ha sido un nuevo motor propulsor del descontento popular, en una población sumida en un caos político, social y económico, en donde los altos índices de inflación, inseguridad, hambre, escasez de productos básicos, medicamentos, repuestos para vehículos, falta de materia prima, entre otros aspectos, han llevado al país por un camino de descomposición social que hoy en día aflora en todos los procesos que se deben cumplir, a cualquier nivel.

Hay hambre, la gran mayoría de la población no puede cubrir sus necesidades básicas, el desempleo aumenta producto de las erradas políticas públicas implementadas en materia económica. Se requiere un cambio, pero no es la Constituyente, planteada de esta manera y en este momento, el camino para lograrlo.